Técnico deportivo superior de escalada

altrabanda@gmail.com

637261730

Huesca

NO FUTURE

 

Esta mañana, salí temprano de casa para evitar el calor de estos últimos coletazos veraniegos. Mi intención, escudriñar unas paredes cercanas para exprimir las líneas que no se ven a primera vista, un paseo entre maleza y zarzas, tierra hozada por los jabalíes y heces de garduña.

Hace unos años anduve por aquí con un amigo con el propósito de abrir una vía, él tenía la línea controlada de lejos, aquel día al llegar al pie de pared los dos resoplamos, una auténtica joya, pensé, pero la descartamos por falta de nivel físico y psicológico...íbamos a necesitar demasiados expansivos para subir por allí, la dejamos para más adelante o para otros más valientes y fuertes que nosotros, y nos fuimos a abrir un poco más a la izquierda.

Hará un par de años volví con otro amigo a abrir otra línea al lado de la primera, otra línea que excepto en pequeñas secciones se veía factible subir por allí dejando la pared limpia. Al pasar por el pie de pared, volví a analizar aquella joyita que habíamos dejado atrás un par de años antes: puntos de protección, relieves en la pared, posibles reuniones,…, demasiado para este cuerpo, la dejo para el futuro…

No había vuelto por la zona hasta esta mañana, que la falta de memoria y la constante atracción del extraplomo naranja fisurado que veía cada vez que pasaba cerca de allí, me animaron a volver a echarle un vistazo.

Así que, con el fresquito de la mañana, iba acercándome con mi perra por el descuidado sendero que conduce a la pared, cuando llegué al punto donde te sales del sendero, en un lugar donde debería estar peleándome con zarzas, estaba todo despejado, me quedé quieto, todavía no veía la pared por la abundante vegetación aunque la tenía delante a no más de 20m. ¡Hostias! ¡Han venido a abrirla! ¿Cómo lo habrán hecho? ¿Por dónde habrán pasado? ¿Cómo se habrán protegido? En lo que tardé en recorrer esos metros mi imaginación no paró de recrear posibles soluciones a los problemas que ocultaba aquel paño roca. Lo primero que ves al acercarte es una fisura medio ciega con forma de arco de unos 20m ¡joder no se ve ni un expansivo!¡qué fuerte! lo siguiente que se aprecia es una franja lisa de unos 3 o 4 metros…nada, ni un plomo, ni una chapa,…me volví a quedar quieto y extrañado milésimas de segundo, di otro paso para superar la última rama que ocupaba mi visión…una aplastante decepción me invadió, alguien había instalado una cuerda fija de arriba abajo, fraccionada en una reunión intermedia.

Revolotee por el pinchoso pie de vía, resbalando por los primeros metros, retorciendo el cuello buscando algún rastro más, alguna señal que me indicara que estaba abierta desde abajo y que esa cuerda sólo estaba puesta para limpiar la nueva apertura…pero era imposible pasar por esa sección lisa sin dejar ningún recuerdo. ¡La van a equipar desde arriba! Confuso, me hubiera encantado sentarme y apoyar la espalda contra la pared, echar la cabeza para atrás, cerrar los ojos y respirar hondo, pero había demasiados pinchos y tocones cortados apuntando a mi trasero, así que continué ribazo arriba ribazo abajo preguntándome el porqué de semejante fechoría. Cuando por fin encontré un hueco libre para reposar mi entendimiento, sólo una cosa venía a mi mente: nos estamos quedando sin futuro.

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now